Archivos

La magia de la confianza

Masaje Holístico Relajante

Hace algo más de un año que Jaume, un hombre alto y delgado, vino a mi consulta por primera vez. Y ninguno de los dos nos imaginábamos lo que iba a suceder.

Para empezar, el primer masaje que recibió le encantó. Lo cual tampoco me extrañó ya que todos los que han venido me han dado muy buen feed-back. Así que no tardó en volver.

En la segunda sesión, habiendo conocido a Jaume hacía poco, ya me resultaba más familiar y mis manos fluían aún mejor. Y Jaume quedó aún más fascinado en la 2ª sesión!

Yo sabía que la confianza que se empezaba a generar entre nosotros estaba dando sus frutos rápidamente. Lo que no esperaba es que cada vez que viniera se sentiría aún más y más maravillado. Como si cada vez que recibe uno de mis masajes fuera el mejor! Y cada vez queda gratamente sorprendido!

Y cuando me lo comenta, todavía tumbado en la camilla, yo le respondo tal como lo siento:

  • Es cierto, yo también siento que cada sesión es más profunda, creativa y trascendente. Gracias a la intensa confianza que se ha ido generando entre nosotros.

Y nos damos un gran abrazo.

La verdad es que he vivido procesos muy particulares y muy hermosos con cada persona que ha venido a hacerse sesiones regulares conmigo. Y de cada uno de ellos he aprendido algo relevante que me hace ser mejor y poder dar mucho más a los próximos.

¡Gracias de corazón a todos los que habéis confiado en mí!

Mis mimos para renovar cuerpo y alma

Mimos y masajes de Eva María Segovia

Ayudo a personas sensibles

que no se sienten del todo bien física o anímicamente,

a disfrutar del placer, la ternura y la magía

de unos mimos en forma de masajes, terapias u otros

para desconectar, relajarse, sentirse mimadas

y totalmente renovadas en cuerpo y alma

Eva María Segovia

http://masajesyterapiaseva.com

Así ha sido mi última sesión y así lo cuento

sesiones de masaje creativas e intuitivas que renuevan cuerpo y almaEn el momento de hechar la llave por dentro, hace solo un rato, mi alma dejó de reprimir el llanto de la alegría y el agradecimiento profundo que he sentido durante todo el viaje de regreso a casa.

Ha sido una sesión, en apariencia igual que otras, aunque, en realidad, no he hecho dos sesiones iguales.

Hoy llegué antes que Ernersto, mi cliente, al centro multidisciplinar donde quedamos todos los miércoles a las 20:15h. Sé que es una cita sagrada para ambos.

Hoy estaban los sillones al revés que de costumbre y, como no son iguales (el que yo utilizo es más bajo para mayor comodidad de ambos), hoy cambiamos posiciones, él se sentó frente a mí en el lugar que yo solía ocupar, eso sí con su sillón, y yo con el mío en su lugar.

Ernesto llegó puntual como siempre y también un poco más serio de lo habitual. Saludó cortésmente a la anfitriona del centro, Elena, una mujer que encarna la amabilidad en persona, incluso hoy a pesar de no encontrarse del todo bien. Después se sentó sin dilación en su sillón con cierta sorpresa por el cambio de posición y, a la vez, mostrando su aprobación. Se descalzó el pie derecho y lo posó sobre la toalla blanca que cubría mis piernas.Vió en la mesita blanca, a su derecha esta vez, la fuente de la música que le permite abstraerse aún más del entorno y viajar a su propio mundo interno.

Antes de que se colocara el segundo auricular le pregunté: Cóm estàs? Entonces cambió su dinámica y decidió compartir su enfado por la injusticia que estaba sufriendo a nivel profesional. Mientras le masajeaba cada punto del pie derecho, nos contó a mí y a Elena, que todavía seguía por allí cerca, el problema en el se ha visto envuelto gracias a la ineptitud de ciertos funcionarios y de la administración pública. Tanto Elena como yo quedamos sorprendidas de que la administración pública funcione de una forma tan irresponsable y tan poco profesional causando graves perjuicios a ciudadanos cien por cien correctos y responsables. El mundo funciona al revés. En vez de ayudar a los ciudadanos, parece que nos pongan más y más zancadillas y obstáculos. En fin…

Me apenaba que Ernesto estuviera sufriendo. No es nada justo. Cuando acabó de contárnoslo, se puso los auriculares con cierta impaciencia, me lanzó un “Bona nit” y cerró los ojos. Sentí su impaciencia por desconectar del exterior para poder disfrutar de su masaje de pies, o quizás del viaje interno que realiza durante la sesión. Cuando se metió en su mundo, me quedé ‘sola’ con su pie y pude ir concentrándome más y más en él.

Aunque he hecho tantos masajes de pies terapeúticos en mi vida (en realidad se conocen por el nombre de Reflexoterapia podal) y me gusta tanto hacerlos que podría hacer un buen masaje reflexológico incluso en una discoteca pero, la verdad, preferiría no hacerlo allí. ¡Qué cosas se me ocurren hoy!

Hoy el centro estaba especialmente silencioso, lo cual era de agradecer.

Poco después pasé a masajear su pie izquierdo, cada vez más concentrada en cada zona clave de su pie y menos en la historia rocambolesca y terrible que nos había contado al inicio. Aunque, en realidad, su experiencia dolorosa me llenó el corazón de compasión y, de alguna manera, me reté a mí misma a hacerlo mejor que nunca para que Ernesto pudiera relajarse, desconectar, disfrutar y reconectar con su esencia a través de sus viajes semioníricos. Hoy era un reto más difícil, lo que otros días era algo normal.

Después de otros veinte minutos aproximadamente volví a coger el pie derecho que reposaba esperando en un pequeño taburete blanco de plástico de Ikea, envuelto en una mantita blanca para que se sintiera protegido, calentito y a gustito. Con ambos pies sobre mis muslos empecé a dejarme llevar por la inspiración del momento presente. Yo no decido que voy a hacer, me abro al vacío, no sé que haré pero mis manos sí. Se mueven como si no me necesitaran, como si supieran exactamente que necesitan esos pies sensibles, como si supieran que necesita Ernesto en cada instante.

Como si de una meditación trascendental se tratara, conecto profundamente con el aquí y el ahora, no existe nada más que este momento. Cada instante es pura plenitud. ¿Es un simple masaje? o ¿es un baile de unas manos sobre unos pies? o ¿es el mismo universo que fluye a través de mis manos para dar consuelo y amor a otro ser sensible a través de sus pies? ¡Lo doy todo, yo soy el universo, yo soy el amor, yo soy la magía y mis manos solo expresan lo que soy! ¡Se me escapó otro ramalazo poético!

Necesito un reloj a mi lado que me recuerde los límites temporales establecidos porque, si por mí fuera, podría estar horas en ese estado de éxtasis creativo-terapeútico. Y por lo que me consta, Ernesto también.

Hoy le regalé tanto a él como a mí unos minutos más, sentía que lo necesitaba después de un día tan duro. Finalmente tuve que encontrar la forma de acabar y, al envolver sus pies con la toalla, Ernesto percibió que ya había acabado el masaje y medio abrió los ojillos para enviarme un beso como gesto de agradecimiento. También me contó parte de uno de los sueños que había vivido durante la sesión. Había desconectado totalmente y había conseguido vivir otro de sus viajes en ese estado límite entre el sueño y la vigília que le renuevan completamente.

Me sentí profundamente realizada. ¡¡¡Lo había conseguido!!!

Sostuve sus pies con cuidado, me levanté y los dejé reposando en el borde del sofá envueltos en la toalla blanca. Fui a lavarme las manos. Al volver ya se había colocado los calcetines y zapatos.

  • Estic contenta que t’hagis pogut relaxat – li vaig dir.

  • El mérit es teu – em va respondre totalment convençut.

  • Es un plaer per a mi – li vaig fer saber.

  • El plaer es meu – em va contestar amb un lleuger somriure d’agraïment.

Parece que yo doy y él recibe, pero yo siento que también recibo mucho. Y no me refiero ahora a la parte económica que también valoro ¡claro! No. Me refiero a la oportunidad que se me ofrece de poder vivir una experiencia trascendente, mágica, creativa y muy nutritiva a través del masaje sensible y creativo que le ofrezco; gracias a que Ernesto me lo empezó a sugerir hace meses y yo he ido entregándome, experimentando y profundizando en cada sesión. Y como él dice, cada sesión es diferente y única. Siempre se despide muy satisfecho y esto es lo mejor que me puede pasar.

Esta última sesión, en especial, me ha recordado lo afortunada que soy de poder ofrecer mi don para el masaje intuitivo y creativo para ayudar a los demás a sentirse mucho mejor, mientras yo también disfruto intensamente.

Esta sensación de agradecimiento me ha acompañado internamente durante el viaje de regreso pero, ya en casa, no pude seguir manteniendo la cara de ‘poker’ que solemos llevar la mayoría en la calle y el llanto del agradecimiento y la alegría profunda inundó mi cara de emoción.

¡GRACIAS ERNESTO POR CONFIAR EN MÍ Y PERMITIRME ESTAS EXPERIENCIAS ÚNICAS Y MÁGICAS DE MASAJE PODAL CREATIVO E INTUITIVO!

¡GRACIAS AL UNIVERSO POR ESTE DON Y POR PERMITIRME USARLO AL SERVICIO DE LAS PERSONAS SENSIBLES QUE LO NECESITAN Y APRECIAN!

¡GRACIAS DE CORAZÓN!

Eva María Segovia

http://masajesyterapiaseva.com

Si sufres ESTRÉS, ANSIEDAD, INSOMNIO, DOLOR de espalda, MALESTAR físico y emocional o un VACÍO interior… ¡Cuídate y mímate mucho más! ¡Es tu vida!

masaje gato

Llevo más de 15 años estudiando y dedicándome al apasionante mundo de las terapias y los masajes. Al principio combinándolo con mis estudios universitarios y mi trabajo como ingeniera de Telecomunicaciones, pero finalmente dejé este trabajo para dedicarme de lleno a mi pasión por el cuidado de las personas de una forma natural.

Ha sido y sigue siendo en realidad un camino sin fin. Me encanta combinar mis múltiples conocimientos con mi sensibilidad y creatividad para ofrecer sesiones realmente únicas.

Si deseas conocerme mejor así como mi formación como terapeuta y masajista puedes entrar en http://masajesyterapiaseva.com/quien-soy/

Es posible que tengas un trabajo estresante (si es que tienes trabajo) y que tengas que trabajar mucho y no te sientas ni compensado ni valorado. Quizás el ambiente de trabajo sea bastante negativo y te sientas incómodo e irritado muchas veces. Y si encima pasas muchas horas sentado frente el ordenador seguro que tu espalda se queja a menudo aunque no le sueles hacer mucho caso.

Muchas veces se junta el estrés laboral con el familiar u otros, sé que esto agota tanto emocionalmente que se pierde la energía y la alegría natural de vivir el día a día.

Y puedes sentir tanta impotencia y frustración que no ves una salida.

Seguramente sufres y convives con alguna molestia en la espalda, o bien en la parte alta y cervicales o bien en la zona lumbar. De vez en cuando estos dolores son más agudos e insoportables, pero los médicos tampoco te han dado ninguna solución excepto unas pastillas para calmar el dolor, pero sabes que eso no soluciona el problema, solo lo tapa un rato.

Con tanta tensión acumulada te cuesta dormir y cuando te levantas por la mañana no sientes que has descansado profundamente, no te sientes regenerado y tienes todo un día por delante que afrontar.

Sientes una ansiedad casi permanente, que solo disminuye un poco el fin de semana y además cualquier situación que no te gusta te altera más de lo normal. Sabes que esto no es vivir pero tampoco sabes que hacer.

Quizás te sientas solo y eches de menos un poco de cariño, un poco de amor y sensibilidad.

Quizás tienes muchos amigos y amigas, pero en realidad no hay una intimidad que llene tu alma de amor y cariño. Quizás busques y tengas mucho sexo pero no acaban de llenar ese vacío. Si eres sensible seguro que intuyes que hay algo más, algo más profundo, más cálido, más sutil y mágico. Algo que nutre más profundamente, no solo la superficie. Pero tampoco sabes cómo encontrarlo.

Como enseño en mi conferencia Aprende a autogestionar tu salud: “somos responsables de nuestra salud y bienestar. Somos responsables de nuestras decisiones y cada decisión tiene unas consecuencias. Puedes sentirte mal y elegir no hacer nada, como consecuencia te irás sintiendo cada vez peor. Sino compruébalo tú mismo. O puedes elegir tomar las riendas de tu vida y cuidarte y mimarte de la mejor forma. Como resultado irás aliviando tus tensiones físicas y emocionales y sintiendo cada vez más armonía y felicidad en tu vida

Durante mis sesiones de masaje holístico irás reconectando con tu cuerpo y tu interior de una forma progresiva y placentera. Será un cálido viaje del estrés a la relajación profunda. Será un cambio radical de energía que te llevará hacía la armonía y el bienestar que buscas. Será una regeneración total de tu cuerpo y de tu humor… y tu entorno también lo notará y agradecerá.

Como la palabra masaje no expresa bien la profundidad de mis cuidados corporales te invito a leer estas palabras : http://masajesyterapiaseva.com/masajes/

Entiendo perfectamente como te sientes y siento lo que necesitas para sentirte mejor.

¡Por favor quiérete, cuídate y mímate con lo mejor!

Busca y busca, compara y decide lo que mejor te haga sentir. Lo que nutra tu cuerpo y alma en profundidad.

Si tu no valoras tu vida y tu bienestar, ¿quien lo va a valorar?

Sabes que si tu te sientes bien, tu vida fluye con más armonía en todos los aspectos.

Serás más empático y sabrás relacionarte mejor con las personas y también serás menos susceptible porque estarás en paz contigo mismo.

Y sobretodo serás más feliz pase lo que pase, digan lo que digan.

¡Esto es lo que quiero y deseo para tí con todo mi cariño!

Eva María Segovia

http://masajesyterapiaseva.com/

¡Osho describe mi masaje mejor que yo!

masaje con amor y sensibilidad en Hospitalet y Barcelona

“El masaje es algo que puedes empezar a aprender, pero que nunca terminarás. Sigue y sigue, y la experiencia continuamente se hace más profunda y mayor. El masaje es una de las artes más sutiles, y no es solo una cuestión de pericia. Es más una cuestión de amor…
“Aprende la técnica, y luego olvídala. Entonces sólo “siente, y muévete por el sentimiento. Cuando aprendes en profundidad, el noventa por ciento del trabajo se hace por amor, y el diez por ciento por la técnica. Solo con el propio tacto, un toque consciente y amoroso, algo se relaja en el cuerpo.
“Si amas y sientes compasión por la otra persona, y sientes su valor fundamental; si no le tratas como si fuera un mecanismo que tengas que arreglar, sino una energía de tremendo valor, entonces poco a poco sentirás que estás tocando en un órgano. El cuerpo entero se vuelve las notas del órgano, y puedes sentir que un tipo de armonía se crea en el cuerpo. No solo le ayudará a la persona, sino también a ti.
“El Tacto Consciente se necesita en el mundo de hoy porque el amor ha desaparecido. En un tiempo, la simple caricia de los amantes era suficiente. Una madre tocaba a su niño, jugaba con su cuerpo, y era masaje. El marido jugaba con el cuerpo de su mujer, y era masaje. Era suficiente, más que suficiente. Era relajación profunda y parte del amor.
“Pero eso ha desaparecido del mundo. Poco a poco, hemos olvidado dónde tocar, cómo tocar, cuán profundo hacerlo. De hecho, “el tacto” es uno de los lenguajes más olvidados. Nos sentimos casi incómodos al tocar, porque la propia palabra ha sido corrompida por la llamada gente religiosa. Le han dado un color sexual. La palabra se ha vuelto sexual y a la gente le ha dado miedo. Todo el mundo está en guardia para no ser tocado a menos que el lo permita.
“Ahora, en Occidente, ha llegado el otro extremo. El tocar y el masaje se ha vuelto sexual. En estos días el masaje es solo un pretexto, un manto para la sexualidad. En verdad, esencialmente, ni el tocar ni el masaje son sexuales. Son funciones del amor. Cuando el amor cae de sus alturas, se vuelve sexo y se vuelve feo.
“Así que rezar. Cuando tocáis el cuerpo de otra persona, rezad… como si Dios mismo estuviera ahí, y tu solo le estás sirviendo. Fluye con energía total. Y cuando veas el cuerpo fluyendo y la energía creando un nuevo modelo de armonía, sentirás un placer que nunca has sentido antes. Caerás en una profunda meditación.
“Mientras masajeas, sólo masajea. No pienses en otras cosas, porque esas cosas son distracciones. “Sé” en tus dedos y tus manos, como si todo tu ser, tu alma entera, estuviera allí. No dejes que sea solo un toque del cuerpo. Tu alma entera entra en el cuerpo del otro, lo penetra, y relaja las complejidades más profundas.
“Y hazlo un juego. No lo hagas como un trabajo. Hazlo un juego, y tómatelo como divertido. Ríe, y deja que el otro se ría también.”

Osho

¡Gracias Osho por explicar lo que no tiene palabras, gracias por poner palabras a lo que hago y lo que siento, gracias por sentir el masaje tan profundamente como yo, gracias de corazón!